“No es necesario ayunar antes de un análisis de colesterol.”

El colesterol  del griego χολή, kolé, “bilis” y στερεος, stereos, ‘sólido”, es una grasa  que se encuentra en los tejidos del cuerpo y en la sangre. Se identificó por primera vez en los cálculos de la vesícula biliar en 1769. Es imprescindible para el ser humano por sus numerosas funciones:

  1. Estructural: el colesterol es un componente muy importante de las membranas plasmáticas.
  2.  Precursor de la vitamina D: esencial en el metabolismo del calcio.
  3. Precursor de las hormonas sexuales: progesterona, estrógenos y testosterona.
  4. Precursor de las hormonas corticoesteroideas: cortisol y aldosterona.
  5. Precursor de las sales biliares: esenciales en la absorción de algunos nutrientes lipídicos y vía principal para la excreción de colesterol corporal.

Y este elemento de nuestro organismo hay que medirlo de vez en cuando, porque si se acumula en exceso, tapona las arterias y puede dar lugar a infartos o accidentes de los vasos del cerebro. Hasta ayer mismo, se consideraba necesario que estos análisis fueran precedidos de un riguroso ayuno.

Pero una importante investigación evidencia que los niveles de colesterol y triglicéridos son similares tanto si se ayuna como si no, y sugiere que los pacientes ya no tienen que ayunar antes de realizar las pruebas. Y este estudio, publicado por la prestigiosa European Heart Journal es el resultado de un trabajo realizado en Dinamarca, Canadá y Estados Unidos, en el que han participado más de 300.000 personas, llegando a la conclusión de  que los pacientes no necesitan comprobar sus niveles de colesterol en ayunas. El estudio ha dado lugar a una declaración de consenso internacional que firman más de una veintena de expertos en medicina de Europa, Australia y Estados Unidos, entre los que figura el jefe de grupo del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad (Ciberobn), Emilio Ros, investigador del Hospital Clínico de Barcelona

colesterolPara las personas que trabajan, los niños, los pacientes con diabetes y los mayores, es particularmente beneficioso no tener que ayunar antes de la toma de muestras de sangre para las pruebas de colesterol y triglicéridos. Hay que tener en cuenta que la ingestión de comida y líquidos no afecta a las otras variables habituales de los análisis, como el hemograma, función hepática, función renal, etc. Sí afecta a las cifras de glucosa en sangre, pero actualmente el control de la diabetes se hace con la hemoglobina glicosilada, que tampoco se modifica por la falta de ayuno.

Es de esperar que las pruebas de colesterol sin ayuno redunden en que más personas, con el consejo de sus médicos, establezcan cambios de estilo de vida para reducir la carga global de enfermedad cardiovascular y muerte prematura”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *